martes, 19 de enero de 2010

Comedero cerrado para invierno

Aprovechando estos días lluviosos en los que poco o nada hemos podido hacer en cuanto a fotos de naturaleza os vamos a explicar nuestra experiencia en la colocación y construcción de un útil comedero para los meses de invierno. Cerrado, con tolva para el alimento y que lo preserve lo más seco posible de la lluvia.

Lo hemos construido con madera contrachapada de un centímetro, utilizando muy pocos elementos y de una forma muy sencilla.

Aquí lo podéis ver. Queda bastante adecuado para el uso que lo vamos a dar, camuflado de forma suficiente con su entorno e incluso bastante estético:



Ha sido construido utilizando puntas finas, madera contrachapada de un centímetro y algunos trozos de listón cuadrado de un centímetro para sujetar las paredes del comedero por dentro. El diseño del modelo puede ser variable y cada cual lo puede adaptar a su gusto. El proceso que se debe seguir para su construcción es dibujar primero sobre papel las piezas de que va a constar y luego irlas uniendo con puntas finas y cola si es necesario, reforzando el interior con estaquitas o trozos de listón. Una vez construido se forra por fuera con plástico verde sujeto mediante grapas.

Hemos diseñado el interior con un espacio de tolva o depósito de alimento para que se vaya distribuyendo poco a poco según las aves lo van comiendo. La pieza de madera que separa la tolva se puede extraer para facilitar la limpieza del comedero. Por último, se ha puesto un techo o tapa unido con dos bisagras pequeñas para cerrarlo y que evite que la comida se moje con la lluvia.





El comedero no será la zona de fotografía por lo que tendremos que disponer de un lugar apropiado para preparar las escenas fotográficas que pretendemos obtener. Para ello lo mejor es colocar uno o más posaderos cerca del comedero donde las aves harán una pequeña parada antes de entrar en el comedero; tiempo suficiente para poderlas fotografiar.







El posadero puede estar construido con ramas caidas del entorno clavadas en el suelo, sujetas con bridas y si es necesario fijadas a tutores de jardinería. Lo mejor es contruir una estructura base, a nosotros nos gusta este tipo de posadero en forma de cruz donde sujetamos en su parte superior diferentes ramas con líquenes, musgos, ramas con frutos, carrizos, piñas, cortezas, etc. Según nos apetece cada vez para ir cambiando así la escena que saldrá en la fotografía. El posadero de esta manera será solo la base donde iremos cambiando diferentes elementos que queramos integrar en nuestras fotografias junto con el pajarillo.





Hay que tener en cuenta que el posadero deber estar colocado más al fondo que el comedero de modo que las aves se posen mirando hacia nosotros y no nos den la espalda. La altura de la cruz también debe ser adecuada. Tenemos que preveer que quede un poco más alta que la situación de la cámara. Esto dará un ángulo muy agradable y realzará las fotos.





Aquí podéis ver dos conjuntos de comedero más posadero, el primero en la ribera de un río y el segundo en un pinar:





El cebo o alimento que nosotros estamos utilizando para atraer a las aves al comedero es una mezcla de cacahuetes (sin sal) y magdalena desmigada. Se tritura toda la mezcla echando también a la misma cacahuetes enteros para que caiga mejor la comida por la tolva al quedar la mezcla más suelta. También hemos usado pipas tanto con cáscara como sin ella y mezcla de semillas para aves. Además de manzana entera sujeta en el exterior mediante un cordelito. Lo mejor, en nuestra opinión es probar con el gusto de las aves de la zona donde pensamos ponerlo.

Es aconsejable reponer el alimento por la noche para evitar asustar a las aves con las idas y venidas al comedero.



Algunos consejos que deberéis tener en cuenta:

1.- Cualquier manipulación que se haga se debería hacer en horas nocturnas. Tanto la colocación del comedero, posaderos, etc. como la reposición del alimento.

2.- Se puede poner en muchos sitios. Muy apropiados son pinares, pequeñas bosquecillos entre tierras de cultivo, riberas de ríos, claros entre monte bajo, zonas de dehesa, bosque en valles de montaña, etc. Por no mencionar zonas de jardín en casas de campo, etc.

3.- Para empezar nuestra sesión fotografica debemos utilizar hide o aguardo que se colocará preferiblemente antes del amanecer. Cuando las aves estén ya muy acostumbradas a nuestra presencia podremos incluso ir de día y no se asustarán siendo incluso tan descaradas de posarse en el comedero estando aún montando el hide.

4.- La distancia entre el posadero y la cámara depende del objetivo que queramos usar. Como medida aproximada podemos tomar la distancia de 1,5 metros para un objetivo de 300 mm y 2,5 metros para un 500 mm. Lo mejor aun así es llevarnos un metro y realizar una prueba antes.

5.- Es muy recomendable el uso del uno o dos flashes. Tanto para poder iluminar la escena como para usarlos de relleno en el primer plano frontal. Las mejores fotos quedan cuando el sol ilumina al ave con el tono del amanecer y se utiliza un ligero toque de flash de relleno con dos flashes colocados a los dos lados del ave, a unos 45º. Y dependiendo de la potencia de los flashes regulados para colocarlos a 1 o 2 metros de distancia del posadero.

6.- Hay que tener muy en cuenta la posición del sol cuando coloquemos el comedero. Siempre tiene que salir por nuestra espalda iluminando de forma clara el posadero según amanece, evitando que árboles u otros elementos hagan sombra sobre él. Es muy importante preveer esto.

7.- Nunca debemos olvidar que la colocación de un comedero es una gran responsabilidad que asumimos. No es algo vanal para hacer unas fotos e irnos a otro lado. Colocar un comedero supone fijar en la zona un incremento de población de pequeñas aves que van a depender de él en gran parte para pasar el invierno. Si decidimos ponerlo debemos tenerlo siempre con comida y no abandonarlo hasta pasada la época de cría y reproducción de primavera.





Esperamos que esta pequeña aportación sirva para ayudar a aquellos que están empezando y para dar nuevas ideas a los que ya tienen más experiencia.

Hasta la próxima.