domingo, 28 de junio de 2009

Construcción de un bebedero para aves

Hoy os vamos a explicar como construir un sencillo y efectivo bebedero para aves de sotos y zonas forestales de clima mediterráneo seco.

Antes de ponerse manos a la obra hay que invertir el tiempo necesario en buscar el sitio apropiado para colocarlo. La zona ideal será un espacio con abundante dosel vegetal que muestre gran actividad de aves, tanto en el sitio como en los alrrededores, y que presente una ausencia total o casi total de charcas, arroyos, ríos o balsas de agua. Cuanto más seco sea el sitio en la época estival mejor funcionará el bebedero atrayendo a ese punto infinidad de aves de la zona con el paso de las semanas.

Tras haber elegido el sitio (siempre discreto ante cualquier curioso y con los permisos necesarios según el caso), pasamos a la enumeración de los sencillos materiales con los que pensamos construirlo.

Todos adquiridos en un gran almacen de bricolaje sumando unos 20 euros, cantidad ínfima para las satisfacciones que nos dará el futuro bebedero.

Compramos una robusta estaca ya afilada (de las que se usan para vallados), un plato de plástico de soporte de macetas (de un color verdoso), un tapon de PVC y un tubo de silicona.


Al tapón de PVC se le perforan dos o tres taladros laterales donde se pasarán los tornillos que sujetarán el tapón y el plato a la estaca de madera. Después se pega con silicona el tapón al reverso del plato de plástico.


Una vez hecho esto ya podemos irnos al campo con nuestros elementos de construcción para instalar el bebedero.

Clavamos la estaca de forma suficiente en el suelo. Es recomendable ponerla a una altura que corresponda con nuestros deseos fotográficos. Si vamos a hacer planos frontales, picados, etc. Debemos tener en cuenta por tanto la altura que daremos al tripode y la cámara, y la altura de la abertura delantera del hide.

Una vez clavada la estaca se coloca encima el plato encajando el tapón de PVC. Se atornilla por debajo a través de los agujeros laterales del tapón y para más seguridad se mete uno o dos tornillos pequeños por arriba en el centro del plato que sujete todo el conjunto a la estaca.


Ahora viene la parte de la decoración. Se pega con silicona todo tipo de ramas, cortezas, hojas secas y briznas de paja para disimular los bordes del plato y mejorar el posadero de las aves. Además, se colocan ramas secas alrrededor del bebedero para darlo un aspecto más natura. En este momento también es recomendable poner alguna rama gruesa debajo de los laterales del plato para darlo más firmeza y que soporte mejor el peso del agua y los correteos de las aves, sobre todo de aves de mayor tamaño.


Como se ve en la fotografía el aspecto queda muy natural e integrado al entorno. Al principio colocamos una ramita en el fondo del plato que posteriormente hemos quitado para permitir mejor que las aves se den sus chapuzones matinales.

Ahora ya podemos llenarlo de agua. El que nosotros hemos construido contiene unos tres litros de agua, pero el volumen será a la elección de cada uno.


Ya lleno presenta este aspecto listo para esperar su periódo de maduración.


Debemos dejarlo unos quince días hasta la primera sesión de hide para que las aves se habituen a él. Ya veremos como a lo largo del verano cada vez serán más las aves que lo visitan según lo vayan descubriendo, y los rigores de la sed y la sequedad del ambiente avanza con el paso de las semanas.

Es una buena idea colocar posaderos cerca del bebedero (nosotros los hemos construido clavando estaquitas en el suelo a las que hemos sujetado con bridas, ramas secas del entorno).

Una vez madurado podemos empezar nuestra sesión de hide. En las fotos siguientes vemos como se ve el conjunto de bebedero y hide.


Ahora solo nos resta paciencia y a disfrutar...

Ah! Acordaros de que se debe entrar en el hide de noche antes de amanecer.

Esperamos que os sea de mucha utilidad.

Saludos!